EL EMPRESARIO Y EL PESCADOR

Inicio » BLOG » Blog » EL EMPRESARIO Y EL PESCADOR

EL EMPRESARIO Y EL PESCADOR

(cuento popular)

 

Una mañana iba un hombre de negocios paseando apaciblemente por la playa cuando divisó a un pescador descansando junto a su caña y su pequeño bote. El empresario, curioso, se acercó a preguntarle al hombre por su actividad:

— Buenos días. ¿No sale hoy de pesca?

— Ya he pescado bastante por hoy, caballero —respondió el pescador mostrándole 3 hermosos peces.

— Yo tengo varios negocios —añadió el empresario sorprendido—. Si quiere explicarme cómo es su jornada, tal vez le pueda dar alguna idea que le sea útil. 

— Bueno, normalmente duermo hasta tarde, salgo a pescar un rato y vuelvo a casa para que mi mujer pueda cocinar los peces. Comemos y nos echamos una siesta. Después pasamos la tarde en nuestra humilde cabaña con nuestros hijos, y al día siguiente, otra vez a pescar.

— ¿Y por qué no dedica más tiempo a la pesca? Así podría vender parte del pescado y sacar un dinero extra.

— ¿Y para qué lo quiero?

— ¡Porque así podría comprarse una red! —exclamó el empresario emocionado— ¡Entonces podría sacar más peces invirtiendo el mismo tiempo, venderlos, y pronto podría comprarse un barco!

— ¿Y para qué quiero yo un barco?

— Porque con un barco usted mejoraría muchísimo su pesca. Pronto podría comprar otro más y contratar un patrón, y tras un tiempo usted podría tener su propia flota de barcos pesqueros.

— No entiendo qué iba a hacer yo con tantos barcos —respondió el humilde pescador.

— ¿Usted no entiende que con una flota y sus propios empleados usted sería inmensamente rico y podría retirarse? Entonces podría comprarse una casa cerca de la costa, vivir tranquilo con su mujer, salir a pescar sólo por placer, echarse la siesta tanto como desee y tener la tarde libre para jugar con sus hijos. ¡Qué paz poder sentarse y disfrutar de la vida!

Y el pescador respondió sonriente:

— ¿Y acaso eso no es lo que tengo ya?

 

José Manuel Rojas

Deja un Comentario

*